10 juegos tradicionales que desarrollan la atención y el lenguaje

Estos 10 juegos son ideales para practicarlos con bebes a partir de 6 meses. Son juegos que probablemente ya conozcas aunque quizás necesites refrescar los versos. Yo (lo confieso) tuve que googlear las canciones para poder jugar con #babyM.

Nunca me había parado a pensar antes de ser mami en lo didácticos que son estos juegos populares. Sin darnos cuenta, estos juegos forman parte muy importante en el desarrollo de la atención y el lenguaje de nuestros peques. Y es que hablar, cantar, contar historias o leer libros son actividades que exponen a los bebés a multitud de estímulos comunicativos. Yo soy de “las locas” que hablan sola por lo que, desde el primer día, le he ido retransmitiendo todo lo que pasaba a su alrededor, lo que estaba haciendo, o lo que íbamos a hacer. Con mi peque perdí la vergüenza, he hice un esfuerzo y empecé a cantar. El esfuerzo grande tuve que hacerlo para cantarle una canción sin cambiarle mucho la letra aunque a veces sigue surgiendo mi “Yo” más genuino y hago cosas como cantarle “La cucaracha” con el ritmo de “La barbacoa”. ¡Qué le vamos a hacer! Así soy yo, ¡única! jajajaja. Pero bueno, que me lío ¡Vamos al lío!

1. CINCO LOBITOS

“Cinco lobitos, tiene la loba, cinco lobitos detrás de la escoba.
Cinco lobitos, cinco parió, cinco crió, y a los cinco, tetita les dió.”

Se quedan embobados viendo cómo giramos la mano. La finalidad es que el pequeño acabe imitándonos y vaya adquiriendo más coordinación. Si al final de la canción, terminamos haciéndoles cosquillitas en la tripa o dándoles un besito, le encantará y hará que cuando vuelvas a cantarle la canción esté esperando con ganas ese final.

2. ASERRÍN, ASERRÁN

“¡Aserrín! ¡Aserrán! Los maderos de San Juan,
los de arriba sierran bien y los de abajo… ¡También!
Cortaremos por aquí, por aquí, por aquí ¡por aquí!”

Es un poco más de lo mismo. Sentado sobre las piernas y sujeto por tronco, brazo o axilas (dependerá de la edad del peque) lo mecemos mientras cantamos. En el último verso le vamos haciendo cosquillitas suaves en el pié, en la mano, en la axila, hasta llegar a la última que será suave pero más larga en la barriguita. Se reirá a carcajada limpia. Este tipo de juegos para los más pequeñitos les ayuda a mejorar su tono muscular, fortalecen su espalda, estimulan su sentido del ritmo, les confieren mayor percepción de su cuerpo y les ayuda a anticiparse a las cosas…como diríamos en casa ¡Todo ventajas!

Esta canción tiene muchas versiones. Esta es la que yo conocía y le empecé a cantar a #LittleM aunque escribiendo esta entrada he descubierto una versión que me parece graciosa y que a partir de ahora empezaremos a utilizar también: “¡Aserrín! ¡Aserrán! Los maderos de San Juan, piden pan, no les dan, piden queso, les dan hueso ¡con el triqui, triquitrán!”

3. PALMAS PALMITAS

“Palmas, palmitas, higos y castañitas, azúcar y turrón para mi niño/a son.
Palmas, palmitas que viene papá, palmas, palmitas que luego vendrá.
Palmas, palmitas, que viene papá, palmas, palmitas que en casa ya está.”

Esta canción es una canción para cantar con estusiasmo siguiendo el ritmo con las palmas. El objetivo es que el niño vaya aprendiendo a coordinar las manos y se anime a dar palmitas.
Ahora que #LittleM ya es más mayor y controla el tema de las palmas, seguimos jugando a esto normalmente a última hora de la tarde cuando ambos estamos muy cansados. En #LittleM el cansancio se refleja en que ya no puede hacer nada si no esta con mami (sobre todo si no está en brazos de mami) y mami, está tan cansada que acaba enviando un SOS a papi por Whatsapp. Asi que en ese momento de agotamiento en el que ya falta poco para que papá llegue a casa, empiezo dándole mimitos, cosquillitas y besitos hasta que nos sentamos en el sillón y empezamos a llamar a ¡Papáááá! ¡Papááá! ¿Vienes ya? y empezamos a cantar: “Palmas, palmitas…” Cuando llega… “¡Aquí está!” Y mi peque sale corriendo a saludar a su papi. Seguro que para #papágruñon es #lomejordeldía

4. CUANDO VAYAS A LA CARNICERÍA

“Cuando vayas a la carnicería, que no te corte por aquí,
ni por aquí, ni por aquí sino, ¡por aquí, por aquí, por aquí!”

Recuerdo cómo me lo hacía a mi mi abuelo y me encanta ver a mi padre hacérselo a sus nietos. No se porqué pero mi hijo no se ríe conmigo cuando se lo hago pero con mi padre se parte. Un cuchillo imaginario que va avanzando poco a poco por el brazo hasta llegar a la axila arrancando la mejor carcajada.

5. CUCÚ-TRAS.
Quién no ha jugado a “Cucú…tras” ya fuera tapándonos la cara con las manos o con un trapo, escondiendo un objeto o cubriendo la cara de nuestro peque con un pañuelo y dejando que fuera él quien se destapara la cara. A este juego seguimos jugando mucho de formas muy diferentes. Cualquier momento puede ser bueno…muchas veces cuando le estamos vistiendo, dejamos caer la camiseta tapándole la cara. Él no se la quita, sabe qué viene a continuación. Preguntamos ¿Dónde esta #LittleM? ¿Dónde esta? ¿Dónde se habrá metido que no lo veo? … Entonces se quita la camiseta de la cara y le decimos ¡Ah! Aquí está y le damos un montón de besos.
Con los primeros libros de cartoné que le compramos trabajábamos con este concepto. Resultaron todo un éxito, los hemos utilizado hasta hace poco. Os hablo de los libros de la colección ¡Sorpresa! de Bruño. Son fáciles de manipular por los pequeños, con relieves y diferentes texturas, imágenes sencillas, contenidas y con dos cosas que a los peques les encanta, otros bebes y las sorpresas.
Este juego es importante en esa fase en la que necesitan aprender que aunque no te vean estás ahí. Desarrolla la capacidad de atención al niño y de espera.

6. ESTE PUSO UN HUEVO…

“Este fue a por huevo, éste lo coció, éste lo peló, éste le echó sal y el más pequeñito…se lo comió”

Con el dedo índice y pulgar de una mano vamos cogiendo cada dedito de nuestro retoño, comenzamos por el meñique y terminamos por el pulgar, a la vez que vamos recitando la retahíla. Al final le hacemos cosquillas en la palma al acabar. Es un juego que trabaja la capacidad de atención, ayuda a que el niño descubra que los dedos son independientes y si le invitamos a que lo haga él, estará trabajando la motricidad fina.
Este juego en realidad, es una cosa entre mi niño y su abuela paterna. Yo le hago lo mismo pero contando los deditos de sus manitas y después, él cuenta los dedos de mis manos. Le gusta mucho hacerlo.

7. AL PASO, AL TROTE

“Al paso, al paso… al trote, al trote…. al galope, al galope”

Sobre mis rodillas comenzamos a cabalgar, primero lento y poco a poco aumentamos el ritmo. Le pirra. Es un juego que les ayuda en el tema del equilibrio y la estabilidad cuando son pequeños. Les ayuda a distinguir los distintos ritmos y velocidades y a saber esperar.

8. GATITO MIAU

“Gatito miau, que has desayunado, sopitas de leche y a mi no me has dado, miau, miau miau”

Este juego es algo entre #papágruñón y #LittleM. Es un juego de transición a actividades más tranquilitas, una actividad que realizan después del baño, antes de la sesión de cuentos previa a la hora de dormir. #LittleM se lo hace a #papágruñón. Una sucesión de caricias suaves que finaliza con un gesto cariñoso. #LittleM agarra la cara de papi suavemente y la gira como si estuviera diciendo “no”. Pide hacerlo todas las noches.

9. DEDOS DE LA RISA
Un par de dedos que van caminando, aparecen de la nada y acaban haciendo cosquillas. Dedos por la mesa…cosquillas en la barriga. Dedos que caminan por el sofá…cosquillas en la axila. Dedos que vuelan…cosquillas en el cuello. Y así sucesivamente…sin pasarnos…que luego vienen los ataques de risa y a ver quién nos baja del techo.

10. ¿QUÉ ES?
A este juego estamos empezando a jugar. Nos sentamos y le hago dibujos en la palma de la mano. De momento le parece curioso y me deja que le haga un par de dibujos pero todavía no ha adivinado nada de lo que le hecho. Y pensaréis, ¡Claro!, si #LittleM es muy chico todavía. Y tenéis toda la razón. El objetivo simplemente es captar su atención y que se pare a pensar en qué estoy haciendo.

Espero que aunque conocieseis estos juegos esta entrada os haya servido para refrescar la memoria. Y ya sabéis, ahora que hace tanto calor, tanto que los que vivimos en ciudad, sin piscina ni jardín, pasamos mucho más tiempo en casa, recordar que con estos diez juegos podremos pasar un rato entretenido con nuestros peques a la vez que les ayudamos a crecer jugando.

Foto de portada: Thiago Cerqueira

Comentarios