El pez Arcoiris de Marcus Pfister


El pez Arcoiris cuenta la historia del pez más hermoso de todo el océano. Y desde luego que lo es, el pececito de Marcus Pfister es realmente hermoso. Este libro infantil fue publicado por primera vez en 1992 y lleva ya más de 100.000 mil ejemplares vendidos. Si leéis una de sus sinopsis os presentaran la historia de un pececillo orgulloso y vanidoso que aprende a compartir encontrando nuevos amigos en el proceso. ¿Lo habéis leído? ¿Lo conocéis o habéis escuchado hablar de él? Si no sabéis nada de este bello álbum ilustrado quizás, tras leer esta “reseña” os acabe picando la curiosidad.

La primera vez que me tope con este pez fue a través de una publicación en un grupo de facebook. Una mami compartía una foto de un pez Arcoiris que había cosido para su hijo. Era realmente precioso o por lo menos, así lo recuerdo yo. Me llamó tanto la atención que pensé que podía ser un libro a incluir en nuestra biblioteca. Topé con entradas de todo tipo. El “lado oscuro” que mostraban algunos bloggers captó toda mi atención. Decidí adquirirlo y así construir una opinión propia.

Lo que me ha quedado muy claro con este libro es, desde mi humilde punto de vista, que este no es un libro para aprender a compartir (que es como se vende y anuncia). Es un libro lleno de matices que invita a la reflexión, a hablar con nuestros peques, a hacerles pensar y a cuestionarse cada uno de los hechos.

Si hacemos una lectura amable del libro, veremos que trata de ser humilde, de que la belleza se encuentra en el interior, de que nuestros actos tienen consecuencias, de la importancia de los amigos, de sentirse querido, de aprender de nuestros errores, de saber rectificar y si, también de compartir, de ser amables y generosos cuando hay que serlo.

“-¡Ven, pez Arcoiris! ¡Ven a jugar con nosotros!-le decían. Pero el pez arcoíris ni siquiera les contestaba, y pasaba de largo con sus escamas relucientes.”

Si hacemos una lectura diametralmente opuesta, estaremos viendo reflejado en esos pececitos a niños envidiosos que quieren la esencia del pez Arcoiris, que le dan la espalda por que este no se la da y a un adulto (pulpo Octopus) que la solución que aporta a un niño al cual se le está haciendo el vacío es que comparta, renuncie a aquello que le caracteriza y que el resto de pececitos codician…sus maravillosas escamas brillantes. Para volver a ser feliz el pececito tiene que renunciar y dejar atrás lo que es para ser aceptado y querido en el grupo. Seguro que al leer este segundo punto de vista un tremendo escalofrío os ha recorrido el cuerpo. Esta interpretación del libro es una una verdadera oda al bullying.

“-¿Que te regale una de mis escamas? ¡Pero tú que te has creído! gritó enfadado el pez Arcoiris- ¡Venga, fuera de aquí!”

Soy de las que piensa que normalmente las cosas no son ni blancas ni negras. Por supuesto que hay “grandes verdades” por referirme a ellas de alguna forma en las que sólo es admisible una respuesta. Pero, para el resto de las cuestiones considero que es preferible entender o aceptar que las cosas son normalmente grises, es más, creo que es enriquecedor asumir que en la paleta siempre nos vamos a encontrar una gama increíble de grises.

En esta vida creo que todo depende del momento en el que encontremos. Últimamente prefiero enfrentarme y asumir ciertas realidades para trabajar con ellas e intentar cambiar las cosas. Este libro trata cuestiones que niños de 3 y 4 años no están preparados para entender aunque, curiosamente, justamente es para esa edad para la que se recomienda la historia.

Yo os invito a que si vuestros peques tienen 5, 6 ó 7 años le deis una oportunidad a “El pez Arcoiris de Marcus Pfister“. Las aventuras de este colorido pez de escamas brillantes pueden ser un buen punto de partida para hacerles reflexionar sobre situaciones que seguramente no les sean para nada ajenas.

Comentarios