Qué regalar a un niño cuando todavía no tiene 3 años

Niño con xilófono Niño descubriendo los colores y los sonidos con un xilófono de 5 notas

¿Qué regalar a un niño cuando todavía no tiene 3 años? Difícil pregunta. Es el tercer año que nos enfrentamos a este problema. El primer año sólo regalamos libros. #LittleM sólo tenía 7 meses y acertamos. El año pasado no tuvimos tanta suerte pero este año parece que hemos vuelto a acertar.

Para niños tan pequeños puede ser difícil hacer un top 10 ya que hay mucha diferencia entre tener un año, tener dos o tener dos años y medio. Tampoco nos podemos guiar por la edad recomendada de un juguete. Un juguete que indique “+3”, no quiere decir que sea apropiado para niños de tres años. Habrá casos en los que sí y habrá casos en los que no. Lo que hay que tener presente que a veces esta clasificación puede indicar que es peligroso para menores de tres años.

Todos los juguetes que podéis encontrar en la tienda me encantan por una razón o por otra. Si no fuera así, no formarían parte de (unparentesis) Hay tres que me gustan muchísimo y curiosamente, la edad que indican los fabricantes no es más que un número puesto en una caja. Aunque es cierto que quizás hasta esa edad no sean capaces de sacarle todo el partido posible.

Juguetes creativos para regalar a niños pequeños 1. Palo de lluvia 2. Arcoíris 3. Bloques líquidos Rainbow Blocks

El palo de lluvia es un instrumento muy atractivo. Si se da en el momento adecuado puede ser un elemento que genere mucho interés en nuestro peque. La edad recomendada es para “mayores de tres años” pero siempre hay excepciones. Hace un año, una mami me escribió preguntado por este palo de lluvia. Creía que a su hija le iba a gustar mucho. A ella le encantaba este modelo pero la edad recomendada le generaba ciertas dudas. Yo no sabía muy bien qué aconsejar. Su peque todavía no tenía un año. ¿Sería su manita capaz de sostenerlo? El diámetro, la longitud y el peso del palo de lluvia son claves para poder manejarlo. Le enseñé otros modelos que aparentemente eran más acordes a su edad, como este palo-sonajero, pero no le convenció. Decidió esperar.
Unos meses más tarde me escribió y le envíe el palo de lluvia entre otras cosas. A los pocos días de recibir su pedido me mandó un video para que viera cómo manejaba el palo su peque. ALUCINANTE.
Este instrumento no tiene edad. Siempre será una buena opción. ¿Habéis oído hablar de la mesa de la paz? Si no sabéis qué es, merece la pena investigarlo. El palo de lluvia es un elemento que se utiliza mucho en estas mesas.

¡Cuánto partido se le puede sacar a siete arcos de madera! El año pasado fue el artículo estrella. Se agotaron quedándose muchas personas en lista de espera para marzo. Fue entonces cuando se lo regalamos a #LittleM. La edad recomendada del arcoíris es para “mayores de dos años”. Entonces #LittleM no los tenía todavía pero, dada la experiencia de otras madres que lo habían adquirido en Navidades siendo sus peques un poco más pequeños que él, me decidí a hacerle ese detallito sin motivo alguno. El resultado no fue el esperado. No le gustó nada. Sin embargo, hace poco, bien pasados ya los dos años ha empezado a mostrar mucho interés por él. Incorpora los arcos a otros “juegos”, los apila y los balancea. Su juego favorito es pasar los coches del Fast Flip Racetrack por un par de túneles que construye con los distintos arcos.
Me han preguntado en repetidas ocasiones para qué sirve y la pregunta debería ser ¿para qué no sirve? Es un juguete muy versátil puede ser lo que el pequeño quiera. Fomenta el juego simbólico y desarrolla la imaginación.

Me encantan. Son muy sugerentes en cualquiera de sus versiones, sonoros, líquidos o translúcidos. El año pasado organizamos una compra en grupo para adquirir estos bloques de la marca Guide Craft. Como los bloques sonoros que le habíamos regalado en su primer cumpleaños le habían gustado mucho, aproveché para adquirir los bloques líquidos, un set de 30 piezas de bloques translucidos y una pirámide. Fueron el regalo de Navidad de #LittleM y la verdad es que no acertamos. Los bicheaba un poco pero enseguida los lanzaba. Durante este año se los he ido sacando de vez en cuando y, aunque ha habido una evolución positiva en su forma de jugar con ellos, ha seguido tirándolos. Mientras escribía este post pensé en hacer un nuevo intento. Los incorporé a su pequeño espacio de juegos y de momento ahí siguen. Jugó un buen rato con la pirámide, sacó todos los bloques pero no los ha vuelto a lanzar. Estos bloques son muy resistentes, aguantan lo que les echen, pero pueden hacer mucho daño si se lanzan y dan por accidente a alguien.
El año pasado quizás no eran apropiados para #LittleM sin embargo, me consta que otros niños con su misma edad en ese momento, con un año y medio, estaban encantados con cualquiera de las versiones de estos bloques.
Este tipo de elementos lo que necesitan es una supervisión sobre todo cuando nuestro peque todavía no tiene tres años pero nada más.

Entonces ¿Qué regalar a un niño cuando todavía no tiene tres años? Pues depende mucho de cada niño. Lo importante a la hora de elegir un juguete es:
1. Que no suponga un peligro para su edad.
2. Que el grado de dificultad sea acorde con el momento en el que se encuentra. Ni muy fácil ni muy difícil.
3. Guiarnos siempre por los intereses del niño en cada momento.

Por todo esto es por lo que procuro que las descripciones de la web sean diferentes a lo que nos encontramos habitualmente y aunque podéis filtrar por edad, no es algo a lo que se le de mucha importancia en la descripción. De todas formas si necesitáis ayuda, consejo etc., podéis poneros en contacto a través del buzón. Disfruto mucho cuando me escriben para que les oriente, ya hablemos de libros o juguetes, así que, será un placer.

Y aunque cualquiera de las opciones anteriores serían muy atractivas para un peque menor de tres años al que le gusten “las construcciones” y/o haya mostrado interés por cualquier instrumento tipo maracas-huevos sonoros, os cuento qué es lo que le ha traído Papá Noel a #LittleM ahora que tiene poco más de dos años y medio. Como comprobaréis se ha ajustado a nuestra regla de tres regalos por ocasión.

Regalos de Papá noel niño 2 años y medio Árbol sonoro, Instrumentos musicales, Tomar y dar

#LittleM muestra últimamente mucho interés por los sonidos en general, nos dice “¡Escucha!” llevandose una mano a la oreja. Esto nos hizo pensar que este podía ser un buen regalo. Hemos acertado de lleno. No ha parado de jugar desde que lo desenvolvió. Incluso a sus primos de 11 y 5 años les resultó muy entretenido. Un tema importante, es el peligro que puede suponer una canica (de ahí la edad recomendada). Las canicas no están a su alcance. Las pide y estamos muy pendientes mientras juega. Hace tiempo que no se lleva nada a la boca pero por ahora preferimos seguir el dicho más vale prevenir que curar.

Por la misma razón que con el árbol sonoro, pedimos este libro cuyo fin es familiarizarse con más de 70 instrumentos musicales de todo el mundo. Colocamos una de las tarjetas ilustradas, presionamos la imagen que queramos y podremos oír cómo suena. Le gusta muchísimo, tanto que los nervios por cambiar de ficha ha provocado varios daños ya. Nada que no pueda solucionar un poco de celo. Aunque, este detalle probablemente sea muy indicativo para hacernos pensar que para el manejo de este libro fuese mejor superar el umbral de la edad recomendada de tres años.  El libro es muy chuli. La única pega es que uno querría que durasen más las pistas 😉

3. LIBRO: TOMAR Y DAR
Este libro es genial. El objetivo es familiarizarse con los contrarios, tomar-dar, romper-construir, abrir-cerrar, descubrir-cubrir… Y estos conceptos se aprenden mientras manipulamos el libro por lo que el concepto se interioriza con facilidad. Me encantó cuando lo descubrí y a él le ha gustado muchísimo. Tanto que ya repite los conceptos mientras va cambiando las piezas de sitio.

Cómo veis, este año si que hemos acertado de lleno. Menos mal 😉

Me despido en esta ocasión hasta el año que viene 😉 Espero que paséis una buena noche vieja rodeada de los que queréis. Un abrazo enorme y feliz 2018 🙂

Foto de portada: Jelleke Vanooteghem Y si te gusta el xilófono de la foto pincha aquí.

Comentarios